Me largo

Tag Archives: Isla De Jeju

Udo, la isla de las mujeres, en Corea del Sur

Udo, una pequeña isla cercana a Jeju, en Corea del Sur, es llamada «isla de las mujeres», porque hay más que hombres y porque son las que más trabajan.

COREA_DEL_SUR_ANA_CAÑIZAL

Monumento a las mujeres pescadoras en una playa de Udo.

Cuando uno está en Corea del Sur no puede perderse la isla de Jeju, y si visita Jeju, no puede dejar de ver la encantadora islita de Udo. Hay que tomar un ferri desde Jeju que tarda unos 15 minutos en llegar. Una vez en Udo, conviene alquilar una moto o una bicicleta con motor o sin él. La bici normal es suficiente, porque la isla es pequeña, no tiene más de 25 km de perímetro. Merece la pena preguntar precios y no quedarse en el primer lugar pegados al puerto.

COREA_DEL_SUR_ANA_CAÑIZAL

Mujer pescadora de Udo.

En Udo hay muchas mujeres que parecen ser las que se ocupan de la economía familiar. Igual que ocurre en Galicia, aquí son ellas las entendidas en asuntos de pesca. En esta isla son famosas las mujeres buzo, que pescan marisco para venderlo en los bares de la zona. Se las ve en en grupos, siempre con su boya al lado, se sumergen a pleno pulmón, y si contienes la respiración cada vez que ellas meten la cabeza en el agua, siempre te ganan.

COREA_DEL_SUR_ANA_CAÑIZAL

Buceadora que se sumerge a pleno pulmón, con su característica boya al lado.

También hay muchas mujeres en las playas de Udo que, con su cesta a la espalda, recogen las algas con las que luego se fabrica el agar-agar, esa gelatina que se usa en la cocina, en gominolas y en las dietas de adelgazamiento.

COREA_DEL_SUR_ANA_CAÑIZAL

Una mujer recoge algas, bien protegida del sol y con su cesta a la espalda.

En Udo no hay muchos turistas, las playas son magníficas, los lugareños muy agradables y se puede pasar un día inolvidable.

COREA_DEL_SUR_ANA_CANIZAL_

Una mujer extiende al sol las algas recolectadas para obtener el agar-agar.

 

La isla de Jeju, el lugar de vacaciones de Corea del Sur

La península de Corea tiene a su alrededor unas 3.000 islas e islitas, pero la más grande y famosa es Jeju, el destino turístico favorito de los coreanos, algo así como su Mallorca, pero con la mitad de tamaño.

COREA_DEL_SUR_ANA_CAÑIZAL

A los turistas les gustan mucho las flores de la isla de Jeju y hacerse fotos entre ellas.

Jeju es ahora una isla tristemente conocida en el mundo porque hacia allí se dirigía el Sewol cuando naufragó y dejó 304 muertos, la mayoría adolescentes que iban de vacaciones con el instituto. La conmoción de los coreanos desde abril de 2014 hasta hoy no ha decrecido, ni tampoco su indignación por la mala gestión de la tragedia. Corea sigue llorando a las víctimas en cada esquina.

Jeju es un paraíso

Jeju es una isla volcánica con un clima semitropical, muy ventosa, y rodeada por un mar de colores brillantes. La naturaleza en toda la isla es espectacular, verde, llena de flores, con montañas de formas abruptas, acantilados que parecen tallados a capricho y cuevas volcánicas patrimonio de la Humanidad, como la de Manjanggul, la más larga del mundo, de 13,4 km.

COREA_DEL_SUR_ANA_CAÑIZAL

Acantilados de Jusangjeolli, formados por columnas de basalto hexagonales, producto de erupciones volcánicas.

En Jeju es posible visitar los volcanes, hoy apagados y tapizados de verde, con pasarelas, escaleras, miradores y caminos delimitados de subida y bajada para los turistas, como el Seongsan Ilchulbon, un lugar de paseo para nacionales y extranjeros, con un acceso fácil y unas vistas fabulosas. Todo está perfectamente organizado.

COREA_DEL_SUR_ANA_CAÑIZAL

Un buen lugar para hacerse una foto en el camino de subida al volcán.

Ascenso al Hallasan

Otro volcán muy famoso en Jeju es el Hallasan, que está en el centro de la isla, mide 1.950 m y es la montaña más alta de Corea del Sur. La ascensión es costosa: 9,6 km de subida; pero lo peor es que los coreanos te van adelantando, incluso con los niños a cuestas, la comida, y mientras conversan con la abuela distendidamente. El premio en la cima es contemplar el impresionante cráter de 1,7 km de diámetro con un lago en el centro; y también a miles de coreanos que han llegado antes que tú.

COREA_DEL_SUR_ANA_CAÑIZAL

Vista desde la cima del volcán Hallasan hacia el cráter, donde aún quedan restos de nieve.

En un viaje a Corea del Sur no hay que perderse Jeju, al menos merece tres días, porque su naturaleza es única. Los amantes de la playa también encontrarán impresionantes lugares donde bañarse, arenas blancas y finas, aguas claras… y todo muy coreano: limpio, perfecto, regulado.

Corea del Sur Ana Cañizal

Un hombre contemplando el mar.