Me largo

Corea del Sur, un buen lugar para ir de vacaciones

¿Busca un destino que combine magníficas playas y hermosas montañas, que tenga un enorme patrimonio histórico artístico, una cultura milenaria, que no sea caro, sin delincuencia, con altísimos niveles de seguridad, increíblemente limpio y donde la gente se comporte con amabilidad? No busque más: Corea del Sur lo tiene todo. Un buen lugar para ir de vacaciones.

Corea del Sur -  Ana Cañizal

Recinto del palacio de Gyenongbokgung, en Seúl.

Puede parecer el anuncio de una agencia de viajes, pero Corea del Sur es verdaderamente un modelo de virtudes como destino de vacaciones, y con la ventaja de que apenas hay turistas.

Corea del Sur - Ana Cañizal

Río y playa cercanos a la aldea de Haohe, en Andong.

Corea del Sur tiene una naturaleza exuberante, con cuatro estaciones muy marcadas. Una afición común entre sus habitantes es hacer montañismo. Los coreanos van a menudo equipados de pies a cabeza como si en cualquier momento fueran a hacerse unos ochomiles. Visten así en el metro, en el autobús, en el supermercado…

Corea del Sur - Ana Cañizal

Una calle de Busan, segunda ciudad de Corea del Sur, con 3,7 millones de habitantes.

Existen buenas marcas de ropa deportiva y tiendas por todas partes para satisfacer su pasión por las montañas. Verdaderamente son montañas muy bonitas y, como en Corea todo funciona perfectamente, se puede llegar a la cima por zonas delimitadas, con travesaños, cuerdas o pasamanos para facilitar la escalada a todo el mundo, indicaciones de cuánto hemos subido y cuánto nos queda por sufrir, con venta de agua potable y… váteres, muchos váteres.

Corea_Sur_Ana_Canizal

Una señora ataviada para ir a la montaña.

Corea del Sur es el paraíso de los fabricantes de sanitarios. En cada estación de metro hay unos magníficos váteres para elegir: cabinas equipadas con una taza de adulto y otra de niño, con una sillita para depositar al bebé mientras el adulto hace sus necesidades, habitaciones por si alguien quiere cambiarse de ropa… En muchos locales públicos hay retretes con multitud de botones: chorritos para hombre o para mujer, secado suave, calentamiento de la tapa, lanzamiento de agua a presión. En la calle, cualquier incontinente que levante la vista encontrará el letrero de un servicio público. Y, ¡oh, milagro!, siempre tienen papel, jabón, secadores de manos con potencia de sobra para personas impacientes y están limpios. Y lo mejor: ¡son gratis!

Corea del Sur Ana Cañizal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation