Me largo

Tag Archives: Viaje Armenia

Datos prácticos de Armenia

Es un país seguro y amable, con todos los ingredientes para ser un destino inolvidable.

Preparar el viaje

  • El viajero más audaz puede prescindir de las agencias si lo desea, no hay problemas para ir solo o sola.
  • Las mujeres no son acosadas en absoluto, ni ningún viajero.
  • Los más cómodos, los que teman las barreras del idioma y quienes cuenten con menos tiempo pueden recurrir a las agencias.
  • Polytours, Catai, Marco Polo, Temps d’Oci… tienen interesantes circuitos con las visitas culturales más importantes. Una semana con todo incluido puede estar entre los 1.000 y los 1.400 euros.

Seguridad. El país es lo bastante seguro como para ir por libre. Según el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación español no es zona de riesgo por conflicto armado.

Carreteras. Se conduce bien, y muy despacio, con gran respeto por las normas de tráfico y los límites de velocidad. Hay vigilancia policial  en las carreteras y gente dispuesta a ayudar por todas partes. Las carreteras son bastante buenas.

Transportes. Moverse por Yereván, la capital, es fácil. Existe una corta línea de metro y autobuses. Los taxis son baratos y todas las compañías oficiales cuentan con taxímetro. También hay autobuses en las principales ciudades. Los desplazamientos de un sitio a otro son más complejos, aunque se pueden alquilar coches o acordar precios con un taxista.

Hoteles. En contra de lo que suele decirse, hay muy buenos hoteles, perfectamente equipados. No abundan, pero tampoco existe una gran demanda turística.

Vuelos. No existen vuelos directos desde España, por lo que resulta obligado hacer escala en París, Praga, Viena… dependiendo de la compañía con la que se vuele.

Las mejores fechas. Hay que ir en primavera, otoño o verano. El invierno es muy crudo.

Moneda. La moneda es el dram: aproximadamente 500 drams son un euro.

Visado. Se puede obtener en el mismo aeropuerto de llegada, en Ereván, sin problemas.

Comida. La comida es estupenda y con total garantía de higiene y calidad.

Salud. No se necesita ninguna vacuna.

Nivel de dificultad del viaje. Mínimo. Es un viaje cómodo, porque el país es pequeño, aproximadamente como Galicia; por eso los desplazamientos no son largos. Apto para personas de cualquier edad y condición física.

Más información

  • No existe guía de Armenia en español.
  • Embajada de Armenia en Madrid: C/ Mayor, 81, teléfono 91 542 26 27, mail: embajada@armenia.e.telefonica.net.
  • Más datos y noticias en español sobre Armenia en el portal: www.armspain.com

El genocidio armenio

Millón y medido de armenios fueron aniquilados entre 1915 y 1917 en una matanza sistemática y organizada por el imperio otomano.

Algunos saben que Armenia fue la patria de Khachaturian, el genial músico, compositor y director del siglo XX; que también es el origen de Charles Aznavour, igual que el de Ara Malikian, afincado hoy en Madrid. En Armenia viven poco más de tres millones, pero se calcula que hay más de diez millones dispersos por el mundo. Fuera de casa pero con fuertes vínculos de identidad nacional, porque otro de sus símbolos es la granada, que representa la unión de todos ellos, estén donde estén.

Un museo incómodo

El imperio otomano es responsable de perpetrar una matanza organizada contra el pueblo armenio entre 1915 y 1917. Millón y medido fueron aniquilados. Para conmemorar este doloroso pasado, Armenia ha erigido un monumento impresionante y un Museo del Genocidio que, como muestra de respeto y reconocimiento, y también como justicia histórica, conviene visitar.


Qué ver en Armenia

 Más de 4.000 monumentos forman parte del riquísimo patrimonio armenio.

Armenia fue el primer país del mundo en declarar el cristianismo como religión oficial del estado. Lo hizo en el remoto año de 301. Gracias a ello, conserva unas iglesias y monasterios impresionantes que fascinarán tanto al turista más ateo como al más devoto.

Sorprende la catedral principal, del siglo IV, dedicada a San Gregorio el Iluminador, y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. No hay que perderse la iglesia de Santa Hripsime, del siglo VII, con el encanto y las diferencias de la religión cristiana apostólica imperante en Armenia, sus muchas velas siempre prendidas y la ausencia de asientos.

Y luego están los numerosos monasterios ubicados en los lugares más hermosos que uno pueda imaginar, como el de Khor Virap, del siglo IV, un destino de peregrinación para los armenios donde estuvo encarcelado San Gregorio en una mazmorra que le impedía disfrutar de las ventanas privilegiadas que dan al monte Ararat. O el monasterio de Noravank, del XIII, que surge con su aire medieval al final de la impresionante garganta que forma uno de los muchos ríos alocados que corren por Armenia. Y hay que visitar el monasterio de Sevan, junto a un lago de montaña de los más grandes del mundo, a 2.000 metros sobre el nivel del mar. Nos emociona también el monasterio de Geghard, fundado en el siglo IV, excavado en la roca, con multitud de curiosos relieves, rodeado de escarpadas paredes de piedra.

Hay templos paganos, como el grecorromano de Garni, quizá del siglo I, Patrimonio Mundial, con baños romanos y delicados mosaicos. Y podríamos seguir detallando lugares hasta dormir al lector, que no al viajero, a menudo boquiabierto ante la riqueza cultural de Armenia.

Un patrimonio impresionante

Una visita obligada: el Museo de Manuscritos Antiguos que contiene más de 14.000 joyas. Igualmente en la capital, Ereván, está el Museo de Historia Antigua, muy interesante, pero que es imprescindible visitar con guía si uno pretende enterarse de algo, puesto que muchos letreros solamente figuran en armenio.

Su Galería Nacional está considerada la tercera en importancia de las formadas por la Unión Soviética, con más de 20.000 pinturas representativas de todos los países y períodos.

La historia dice que el territorio armenio fue uno de los primeros asentamientos humanos. O sea, que tiene arte podríamos decir que para aburrir, si no fuera porque es imposible no sentirse maravillado ante su patrimonio, con más de 4.000 monumentos.