Me largo

Tag Archives: Turismo En Vietnam

El delta del Mekong, en el sur de Vietnam

El Mekong se desparrama en el llano sur de Vietnam para formar un delta fértil que produce dos y tres cosechas de arroz. Todo es agua, selva y verdor antes de llegar al mar azul tropical.

Vietnam Ana Cañizal

El río Mekong tiene un curso de casi 5.000 km. Nace en el Tíbet, sigue por China, pasa por Birmania, Tailandia, Laos y Camboya, y llega a Vietnam, donde se abre en múltiples brazos. Los vietnamitas llaman a este delta el de los Nueve Dragones. ¿Solo nueve? ¡Parece haber miles de ellos!

Vietnam Ana Cañizal

Si uno llega a Ciudad Ho Chi Minh, antes llamada Saigón, es obligado viajar al delta del Mekong. No hay que perdérselo, porque la zona es impresionante. Está bastante llena de gente: 18 millones de personas viven en una extensión que viene a ser algo menor que Extremadura y con buena parte de su suelo bajo el agua.

El impresionante delta del Mekong permite que más de cien millones de personas puedan alimentarse, porque en su suelo, unas veces encharcado y otras completamente inundado, crecen hasta tres cosechas de arroz al año. Aquí se vive mayoritariamente de la pesca y la agricultura.

Vietnam Ana Cañizal

Peces con problemas 

En las aguas del Mekong hay más recursos pesqueros que en ningún otro río del mundo, pero ya se sabe que a los humanos nos dan la mano y nos tomamos el brazo entero. Por eso el Mekong está hoy amenazado: la construcción de presas para crear energía en los países que recorre el río mata a numerosos peces, reduce la riqueza del suelo, arrastra materiales contaminantes e impide reproducirse a muchas especies que deben remontar el río para desovar.

Por otra parte, quienes viven de la pesca suelen emplear técnicas de captura devastadoras e irrespetuosas con la naturaleza y sus ciclos.

Al río llega una fuerte contaminación de pesticidas y fertilizantes que utilizan los agricultores, hay arsénico y amonio en cantidades alarmantes y la depuración de aguas fecales no está implantada en las ciudades que quedan en sus orillas. Pese a eso, los vietnamitas comen pescado a todas horas,  y parece que nosotros también nos hemos aficionado al panga y otros amigos que provienen de allí.

En las aguas del Mekong viven  más especies que en ningún otro río: hay 1.200 identificadas y cada dos por tres encuentran alguna nueva y más rara. No se ven peces con tres ojos, pero no me extrañaría.

Vietnam Ana Cañizal

En el delta del Mekong también hay que visitar los mercados, especialmente el mercado flotante de Can Tho. En la zona donde el río se desparrama existen varias ciudades importantes y merece la pena recorrerlas. Como muchos desplazamientos solo pueden hacerse en barca, algunos canales tienen un tráfico agobiante, pero se disfruta con las risas que los turistas asustados provocan en los vietnamitas.

VIETNAM_ANA_CANIZAL_P6311

La bahía de Ha Long, en Vietnam

La bahía de Ha Long, en Vietnam, es uno de esos sitios que aparecen siempre en las recopilaciones del tipo «Los 100 lugares más maravillosos del mundo», «Las 50 joyas que no debes perderte», «25 viajes imprescindibles», etc., etc. Y sí, es para tanto.

HALONG_VIETNAM_ANA_CANIZAL

Pescadores con sus redes en la bahía de Ha Long

Ha Long significa «descenso del dragón». Los vietnamitas, muy dados a las leyendas, afirman que la belleza de este lugar tiene su origen en la carrera alocada de un dragón. El mítico animal debió de entrar en el agua como un elefante en una cacharrería, y aunque su intención fue la de aplacar las corrientes marinas, en su inmersión destrozó a coletazos la montaña que tenía a sus espaldas. Así que ahora hay más de 2.000 islotes extraños, generalmente pequeños y muy elevados, con abundante vegetación y numerosas cuevas, desperdigados aquí y allá.

HALONG_VIETNAM_ANA_CANIZAL_

Cueva iluminada al gusto vietnamita.

La bahía de Ha Long es Patrimonio de la Humanidad, pero, como casi todo en este planeta, está amenazada por la contaminación, la desaparición de los manglares, la sobreexplotación pesquera, la industrialización de las zonas próximas y la afluencia masiva de turistas.

HALONG_VIETNAM_ANA_CANIZAL

Trasladar turistas de un lado a otro es un medio de vida muchos habitantes de la zona.

Hasta hace unos años, para transportar a los turistas se utilizaban unos juncos con unas curiosas velas marrones, como alas de insectos, pero un accidente mortal en 1999 hizo que se prohibieran y se sustituyeran por barcos, siempre pintados de blanco, con motor. Sin embargo, internet y las webs de las agencias de viajes mantienen sus fotos con esas embarcaciones idílicas de las que no queda ni rastro.

HALONG_VIETNAM_ANA_CANIZAL

Barcos de turistas actualmente permitidos en la bahía de Ha Long, siempre pintados de blanco.

Alrededor de la impresionante bahía de Ha Long, hay complejos de vacaciones, numerosos hoteles y horrorosas promociones inmobiliarias. Eso sí, como en Vietnam la naturaleza es pródiga, la mano del hombre pasa más inadvertida.

HALONG_VIETNAM_ANA_CANIZAL

Turistas dejando constancia de su paso por la bahía de Ha Long.

La visita a la bahía se hace prácticamente siempre de forma organizada. Hay multitud de empresas y hoteles que ofertan distintos paquetes: de un rato, una jornada, dos, tres… Ojo, porque no hay internet, así que si uno elige permanecer a bordo por tiempo prolongado, probablemente sufrirá un síndrome de abstinencia.

Ha Long suele ser como una balsa de aceite, aunque también se dan los días de fuerte viento.

HALONG_VIETNAM_ANA_CANIZAL

Gente disfrutando de los paisajes sorprendentes de la bahía.

En las estancias organizadas a bordo de un barco, aparte de hartarse de ver el paisaje, que es lo mejor que se puede hacer, es posible contratar excursiones a cuevas, remar en kayacs o acudir a poblados flotantes de pescadores.

HALONG_VIETNAM_ANA_CANIZAL

Una habitante de un poblado construido sobre el agua.

En la bahía de Ha Long vive gente con pocos recursos, que tienen sus escuelas, tiendas, dispensario médico… sobre el agua. Su principal fuente de ingresos es la pesca. Pero también muchas mujeres mantienen sus barcas siempre dispuestas para llevar y traer a los turistas de un pueblo a otro, de esta playa a la de más allá, de una cueva interesante a otra inexistente.

En Vietnam llueve mucho, pero como es lógico no cae a gusto de todos. Así, mientras unos ven en los turistas su mejor fuente de ingresos, otros los sufren y se quejan de que tantos barcos llenos de mirones acaban con su pesca.

HALONG_VIETNAM_ANA_CANIZAL

Barqueras para turistas. Al fondo, un pueblo sobre el agua.

La bahía de Ha Long es un lugar hermosísimo. Si uno puede ir, no debe perdérselo, y mejor si es en verano, así podrá disfrutar de días soleados, y hacer fotos con buena luz, y no como me pasó a mí: todo el tiempo lloviendo y con niebla.

HALONG VIETNAM ANA CAÑIZAL

Para algunas familias su barco es su único hogar.

Vietnam no es un sitio muy turístico, pero está lleno de turistas

Vietnam no sufre un turismo de masas agobiante, pero hay muchos turistas: suelen ser los propios vietnamitas. También recibe visitantes de los países cercanos, pero pocos occidentales.

Vietnam Ana Cañizal

Vivir en un país de casi 2.000 km de largo de punta a punta obliga a hacer turismo a los vietnamitas. Para la mayoría de la población, con un bajo nivel adquisitivo, es un sueño inalcanzable viajar de norte a sur y viceversa, pero en cuanto pueden permitírselo, allá que van. Y Vietnam es un país cuya economía está creciendo rápidamente.

Vietnam Ana Cañizal

Turistas tocando un panal de abejas inofensivas.

Vietnam tiene muchos atractivos turísticos. Además de una naturaleza espectacular, aparentemente recuperada de los ataques con armas químicas ejecutados con gran ahínco por Estados Unidos, cuenta con un magnífico patrimonio histórico-artístico que también ha sobrevivido milagrosamente a los años en que chinos, franceses y estadounidenses intentaron a toda costa merendarse el país.

Vietnam Ana Cañizal

Turistas extranjeros en Hoi An, ciudad Patrimonio de la Humanidad.

La superficie de Vietnam es bastante menor que la de España (unos 300.000 Km2) frente a los aproximadamente 500.000 Kmde nuestro país, pero tiene el doble de población:  91 millones. O sea, que donde uno vaya encontrará vietnamitas para aburrir, sobre todo en las principales ciudades. Vietnam está en el puesto número 13 de los países más poblados del mundo.

Vietnam Ana Cañizal

Estatua de Ho Chi Minh en Saigón, prácticamente un dios para los vietnamitas.

En el índice de desarrollo humano figura en el puesto 127. España está, o estaba hasta el pasado año, en el puesto 23. Sin embargo, Vietnam ha avanzado prodigiosamente en los últimos años y cada día se parece más a China. Aunque tiene un régimen comunista, eso solo se nota en que siempre hay que votar al mismo partido en las elecciones, porque en el resto parece un país tan capitalista como el que más.

Vietnam Ana_Cañizal

A la mayoría de los vietnamitas les encanta hacer gestos para las fotos.

Vietnam es el país ideal para viajar por libre. Está diseñado para los turistas. Además los vietnamitas todavía se libran de la rígida mentalidad de los occidentales. ¿Quiere usted que el autobús pare aquí mismo? ¡Pues para aquí mismo! ¿Desea que le abramos el restaurante para que cene aunque ya hayamos cerrado? ¡Faltaría más! Cualquiera que tenga un negocio está dispuesto a hacer lo que el viajero necesite. Sin problema. Así que da gusto recorrer este largo país porque todo son facilidades, maravillas para ver, gente amable y unas infraestructuras fabulosas y abundantes para acoger a todos los turistas.

Vietnam Ana Cañizal

Turistas occidentales. Haberlos, haylos, pero no demasiados.