Me largo

Tag Archives: Bujara

En Uzbekistán hay mucho que ver

Uzbekistán fue un enclave importante en la Ruta de la Seda y ha conservado magníficamente ese pasado de esplendor.

Su papel protagonista en plena Ruta de la Seda hace de Uzbekistán un país fascinante para todo el mundo, pero especialmente para los amantes del arte y la arquitectura. Espectaculares cúpulas, mezquitas, observatorios, minaretes, madrasas… dejarán boquiabierto a cualquier viajero. Los colores azules, los azulejos intrincados, los brillos de espejo que adornan espacios y dimensiones gigantescos convierten este viaje en una de las experiencias más enriquecedoras.

Predomina el arte islámico de los siglos X al XVI. Abundan las construcciones impulsadas por Tarmerlán (1336-1405), el último gran conquistador de Asia, que como suele ocurrir, primero lo arrasaba todo y luego construía grandes edificios públicos y religiosos para dejar constancia de su grandeza y, de paso, hacerse perdonar por Dios.

Hay que visitar Jiva, patrimonio de la Humanidad, repleta de complejos arquitectónicos para quedarse mudo del asombro, con sus madrasas, edificaciones para el harén, el mausoleo… Imprescindible Bujara, una de las principales ciudades de la Ruta de la Seda que supera a la ciudad anterior, de espacios inmensos , con su joya: la mezquita de las cuatro torres, el minarete de Kalyan del siglo XII. No debemos perdernos Shahrisabz, la ciudad natal de Tamerlán, con la que se esmeraron tanto él como sus descendientes. Y cuando ya parece que no se puede ver nada más hermoso, aparece Samarkanda, la mítica ciudad con las tres madrasas de la plaza de Registán, el mausoleo de Tamerlán y el interesante observatorio de Ulughbek, que en el siglo XV sirvió para crear su famoso catálogo de estrellas.

No hay que dudarlo: nadie se siente defraudado cuando viaja a este país. Es realmente maravilloso.