Me largo

Tag Archives: Azores

¿Qué se come en las Azores?

Su cocina es la de familia: la portuguesa, con algunas variaciones locales. Como corresponde a su condición de islas, abunda el pescado fresco en las cocinas. Aquí, además, hay muchísimas vacas.

Azores - Ana Cañizal

Mercado da Graça, en Ponta Delgada

Las islas Azores no son ricas, pero gracias a que existen los europeístas, no pueden quejarse. Hubo tiempos duros porque en estos pequeños mundos aislados es imposible producir todo lo necesario. Además, cuando se depende de la agricultura, no todos los años son buenos y las plagas siempre son despiadadas.

Ellos cultivan con éxito plátanos, similares a los de Canarias, pequeños y sabrosos; piñas dulcísimas, maracuyás y naranjas; patatas, batatas, inhames y zanahorias. La gente suele tener huertos con sus productos de temporada, pero lo que no se da en las islas puede resultar muy caro; unos simples puerros llegan a tener precio de producto gourmet.

Azores - Ana Cañizal

Intentando pescar en Pico

Los pescados del día abundan, porque en las Azores hay muchos puertos pesqueros con barquitos dedicados a faenar por los alrededores. También se comen peces grandes y, tradición portuguesa, mucho bacalao. Los azoreños son muy aficionados al pulpo y, sobre todo, a las lapas, algunas bien hermosas, que preparan a la plancha, con salsas y ajo, aunque ni aun así se mejora su difícil textura.

Ana Cañizal - Azores

Limpieza de barco en Pico

Igual que en Portugal, son maestros en sopas. Tienen una gran variedad de sabores y colores, algunas espesas y contundentes, todas deliciosas y muy baratas.

Basta con echar un vistazo al paisaje para comprender que aquí se come mucha carne de vaca. Los azoreños exportan la carne, quesos y otros lácteos.

Azores Ana Cañizal

Vaca de Terceira

Algo realmente magnífico es el vino. Su sistema de cultivo, en rocas basálticas, protegido por paredes de piedra, comenzó en el siglo XV y la UNESCO lo ha declarado Patrimonio de la Humanidad. El resultado de sus uvas es un vino fresco, de pocos grados, blanco mejor que tinto, de calidad y barato.

Azores - Ana Cañizal

Entrada al Museo del Vino, en la isla de Pico

Las Azores es el único lugar de Europa donde se cultiva té. Tienen algunas pequeñas plantaciones y fábricas que a los turistas les gusta mucho visitar. Una de ellas mantiene en funcionamiento la antigua maquinaria del siglo XIX comprada a los ingleses.

Ana Cañizal - Azores

Plantación de té en la isla de San Miguel

Las vacas de las Azores

Las vacas sobrepasan las 100.000. Si uno visita las Azores en invierno, creerá que ellas son las únicas residentes.

Azores - Ana Cañizal

En el bar Portas da Cidade, en Ponta Delgada, comentan que deberían pagar a quienes dejen sus fincas sin sembrar. «De los bosques nos beneficiamos todos, pero si no nos pagan por mantener los árboles, habrá que talarlos y plantar algo que nos dé de comer». O poner vacas, como han hecho en Terceira, una isla casi consagrada a ellas. No hay más remedio que buscarse la vida, es comprensible, pero los parroquianos del bar tienen razón: todos deberíamos pagar a quienes preservan la naturaleza.

Ana Cañizal - Azores

Los prados para vacas están verdes y mullidos todo el año, pero otra vegetación fue posible en esta isla tan parcelada para la explotación ganadera. Eso sí, quienes comen carne afirman que los bifes son extraordinarios.

Azores Ana Cañizal

Todo el mundo tiene derecho a vivir, aunque según la FAO, las vacas son responsables del 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Es verdad que en las Azores las vacas se crían en libertad y que se alimentan sobre todo de los pastos naturales, verdes todo el año.

Azores - Ana Cañizal

En estas islas no solo les gustan las vacas, también los toros. Los habitantes de Terceira tienen fama de ser los más animados de todos y festejan cada año más de 200 touradas, una especie de encierros. Desde mayo a septiembre, un día sí y otro también, echan a las calles toros con cuerdas para obligarlos a hacer el recorrido en el que los mozos corren y juegan con ellos a ver quién es más salvaje. Los vídeos con imágenes tremendas de estas touradas à corda son habituales en muchos bares y establecimientos. Cuando les preguntas a los azoreños si hay muertos, sonríen y responden: «¡Claro!».

Azores - Ana Cañizal

Preparar el viaje a las Azores

Viajar a las Azores es muy sencillo. Aunque está en medio del océano, es Europa y hay vuelos muy baratos durante todo el año.

Azores-Ana_Cañizal

Las Azores son una región autónoma de Portugal y se parecen mucho al sur de Portugal. Basta con llevar el DNI para que nos dejen entrar. La moneda es el euro y admiten todas las tarjetas. Hay hospitales bien dotados, buenas carreteras, supermercados de Continente, tiendas de Zara… En fin, lo que en todas partes.

Para viajar a las Azores uno puede reservar los vuelos por internet sin problemas, pero si tiene pocos días y necesita combinar aviones entre islas con la compañía local Sata o viajar en barco de un lugar a otro, ya es más complicado, porque quizá no consiga las mismas ventajas horarias que una agencia. En cualquier caso, conviene hacer el check-in para la compañía local antes del día del viaje.

Viajar a las Azores-Ana_Cañizal

Las nueve islas de las Azores se distribuyen en tres grupos: uno occidental (Flores y Corvo), otro central (Faial, Pico, San Jorge, Graciosa y Terceira) y el oriental (San Miguel y Santa María). Ya que estamos, no vamos a visitar una sola isla, habrá que ir a varias y, en ese caso, lo mejor es no facturar equipaje. Llevar lo necesario es posible y no hay nada tan cómodo para viajar.

Viajar a las Azores-Ana_Cañizal

Es importante meter en la maleta bañador, chanclas y toalla. Imprescindible tener buena ropa impermeable porque suele llover en cualquier época del año, y no un paraguas, porque estas islas son muy aficionadas al viento. Hay que llevar alguna prenda de abrigo, porque digan lo que digan sobre sus suaves temperaturas medias, a veces hace bastante frío, sobre todo en las montañas y en las noches junto al mar.

Viaje a las Azores - Ana Cañizal

Como ocurre a menudo en las islas, las Azores son muy tranquilas y absolutamente seguras. No hay nada que temer porque aquí no es fácil escapar, ¡y tampoco apetece!

Viajar a las Azores - Ana Cañizal