Me largo

Los etíopes y su mundo aparte

Los etíopes son gente cálida y amable. Generalmente, se muestran abiertos y encantados de charlar con el viajero, de ayudarle en lo que necesite ¡e incluso de invitarle!

Es un país pobre. Hay que ir preparados para ver escenas duras, pero también para disfrutar con ellos de situaciones simpáticas y aleccionadoras. Los etíopes sí que saben improvisar y adaptarse a lo que haya.

Saludos efusivos

Los hombres tienen un divertido saludo entre ellos: cuando dos tipos se encuentran, chocan tres veces, de frente, sus respectivos hombros derechos, y generalmente acompañan el curioso ritual con sonoras muestras de alegría y efusividad. Las mujeres se besan sin más. Todo el mundo repite «aishi, aishi», que es algo así como «OK», «vale».

Relaciones

En las zonas campesinas, los matrimonios casi siempre son concertados: los padres del novio y la novia proponen la boda; si se acepta, se establece otra cita ya para concretar la fecha. Existe libertad en las costumbres y usos individuales, se nota que la mayoría no es musulmana y la sensualidad africana siempre está presente.

En las zonas urbanas, la situación es bien distinta. Hombres y mujeres se conocen sin problemas y deciden. No es raro que los hombres hagan proposiciones sexuales directas, y en esto están incluidas las extranjeras. Pero no son insistentes ni acosadores. No hay por qué molestarse, igual que ellos no lo hacen cuando se les dice que no.

La mutilación genital femenina, tan común en África, se ha reducido en Etiopía en un 80 % en los últimos años, pero todavía se practica en algunas tribus aisladas.

La droga nacional

En todas partes se consume qat (pronunciado /chat/), una planta parecida al té, que se mastica durante un rato, generalmente acompañada de algún refresco. Es de uso masivo y produce unos efectos psicoestimulantes muy suaves. Ellos dicen que la toman con fines medicinales. La exportan a Gran Bretaña sin ninguna restricción, ya que  se considera de muy baja toxicidad, y se vende en la mayoría de los mercadillos británicos que frecuentan los africanos.

En el suelo, cultivo de qat.

Comida y bebida

La comida etíope no goza de mucho éxito entre los extranjeros. En todas partes tienen una sabrosa carne de vaca que se puede tomar acompañada de alguna salsa picante y una buena guarnición de verduras, sobre una torta de injera; es un plato exquisito.

Los etíopes toman injera cada día, una especie de crepe, gomosa, llena de pequeños cráteres de aspecto parecido a los callos a la madrileña pero de color grisáceo. Está elaborada con un cereal, el teff, y como hacemos nosotros con el pan, ellos comen injera a todas horas para acompañar legumbres, verduras, salsas, cremas, quesos… A mí me encanta, pero parece que ningún extranjero me apoya en esto. Se come con la mano, nada de cubiertos.

Se corta un trozo de injera y con él se envuelve la comida, no hacen falta cubiertos.

El café

Los etíopes defienden que ellos descubrieron el café. Fue casualmente, cuando un pastor observó la marcha que les entraba a sus cabras cada vez que comían los granos de una planta silvestre. Actualmente, Etiopía exporta café a todo el mundo y eso supone una importantísima fuente de ingresos.

El café que toman los etíopes se suele hacer tostando los granos en un recipiente al fuego, aplastándolos y añadiendo después agua y dejándolo hervir. A menudo se sirve ya azucarado, en una ceremonia tranquila en la que lo vierten de la cafetera a la taza, de la taza a la cafetera, de la cafetera… Es importante dejarlo reposar. Después de tomarlo tres o cuatro veces, empieza a parecer riquísimo.

Un pequeño negocio callejero de venta de café.

A las 9 son las 3 de hace 7 años

Los etíopes funcionan a su aire casi en todo, y siempre ha sido así. En 1582 el mundo cristiano se pasó al calendario gregoriano y abandonó el juliano. Etiopía no. Así que va 7 años y 8 meses por detrás de nosotros. Los años constan de 13 meses, 12 de ellos tienen 30 días y hay un mes de solo 5 días, que en los años bisiestos tiene 6. Como su año nuevo es el 11 de septiembre, unas veces les llevamos 7 años y otras 8.

Los etíopes miden el tiempo en periodos de 12 horas que comienzan a las 6 de la mañana y a las 18 h. O sea, que las 7 h para ellos es primera hora; las 8, segunda hora; las 9, tercera hora… Los minutos van de 5 en 5; nunca dirán que es tercera hora y 7 minutos, sino tercera hora y 5 o pasarán a tercera hora y 10.

Todos piden

Una vez que entablas amistad con alguien, es posible que te pida que le envíes algo cuando vuelvas a tu país: una cámara de fotos, un iPad… pero eso es porque suponen que nuestro nivel de vida es muy superior al suyo. Y sin duda, pese a lo mucho que nos quejamos, lo es. ¡Estamos gastando en un viaje mucho más de lo que ellos pueden ganar en un año!

2 Thoughts on “Los etíopes y su mundo aparte

  1. Iñaki Mauleón on 9 diciembre, 2012 at 15:13 said:

    Como soy curioso, me he metido a tu blog, y como me ha gustado, me lo he leido entero. Te queda muy bien, y lo seguiré. Me he enterado de cantidad de cosas. ¡Qué pena que no pueda ser de primera mano!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation