Me largo

La vida en Etiopía

Existen grandes diferencias entre la capital, Addis Abeba, las zonas rurales y las tribus del sur.

La vida de los etíopes es totalmente distinta en la capital, en las ciudades medianas, en las pequeñas aldeas, en las tribus, en el campo… Etiopía cuenta con unos 85 millones de habitantes, en una extensión como España y Francia juntas. La población urbana no llega al 17 %; el resto de los etíopes habitan zonas rurales, eminentemente agrícolas.

En vías de desarrollo

En el índice de desarrollo humano, eso que mide la vida larga y saludable, el acceso a la educación y el nivel de vida, Etiopía figura en el puesto 174 de los 187 países con datos comparables. Para hacernos una idea, España está en el puesto 23. En 2012, la esperanza de vida al nacer no llega a los 60 años, pero ha avanzado vertiginosamente (en 2010 no superaba los 55 años).

Aparte de la capital, hay otras ciudades importantes, pero son pequeñas, con más o menos comodidades y mayor o menor superficie asfaltada. Incluso en las ciudades importantes puede haber cortes de luz y agua durante varias horas al día.

Etiopía es una república presidencialista dividida en regiones federales. Su historia ha sido muy atormentada y sangrienta. Hoy se ve que es literalmente un país en desarrollo, aunque le queda mucho camino por avanzar y mucha democracia por aprender, sobre todo en el respeto a sus poblaciones indígenas y en los derechos humanos. La sensación en las ciudades es de libertad controlada.

Existe una tasa de alfabetización de la población del 43 %. Los niños deben ser escolarizados en todas partes, incluso en las más remotas áreas rurales, y se amenaza a las familias que no cumplan con pena de cárcel, pero esto en un país tan vasto, con una población pobre, sin infraestructuras de transporte…, es más un deseo de elevar el índice de alfabetización que una realidad cumplida.

La vida rural

Etiopía tiene una amplia población rural y sus costumbres son bien distintas de las que podríamos ver en la denominada vida moderna: construcciones de adobe o de troncos donde conviven familias y ganado, largas caminatas para conseguir agua, ausencia de red eléctrica, escuelas y centros asistenciales muy alejados unos de otros, poco transporte público…

Vivienda familiar de los araba con sus decoraciones típicas.

Pero además, un país tan vasto y variado alberga una gran cantidad de  tribus y grupos étnicos con muy diversas costumbres.

Campesino araba.

Verdaderamente, Etiopía ha tenido una historia desgraciada y no hace tanto que ha salido del feudalismo. Pervive en gran medida la economía de subsistencia, y la industria y el comercio apenas empiezan a despuntar. Las condiciones de vida en el medio rural son duras, pero en numerosas zonas la tierra es muy fértil, y los etíopes, tras soportar repetidas hambrunas, en ocasiones inducidas con el fin de someterlos, parecen conformarse cuando tienen lo necesario para sobrevivir.

Hoy, la inmensa mayoría de los etíopes no pasan hambre, pero la vida tampoco es fácil, especialmente en algunas zonas en las que es preciso realizar grandes caminatas para llenar las típicas garrafas de agua. Hay muchas poblaciones sin agua corriente, alcantarillado ni electricidad. Y los métodos y las herramientas para trabajar el campo son los mismos que se empleaban en la edad media.

En Etiopía se hablan más de 70 lenguas, pero cualquiera, hasta en los sitios más recónditos, intenta comunicarse con el turista en inglés básico, porque es de estudio obligatorio y uno de los idiomas oficiales.

One Thought on “La vida en Etiopía

  1. belisario on 21 enero, 2014 at 18:10 said:

    Es uno de los paises que siempre me a fascinado por su cultura y su biodiversidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation