Me largo

ACERCA DEL SITIO

Los turistas nunca están equivocados. Allí donde se concentran es porque merece la pena ir. Países como Egipto o Italia, ciudades como París o Nueva York, lugares como Petra o las cataratas del Niágara, están siempre llenos de gente porque son sitios fascinantes.

Pero existen otros destinos no tan transitados a los que merece la pena viajar. Muchos tienen un enorme patrimonio artístico o cultural, una naturaleza desbordante o una calidad humana que puede hacer feliz al viajero más exigente.

Viajar es una forma de enriquecerse personalmente, pero también de ayudar a los desfavorecidos. El turismo genera riqueza y supone un apoyo importantísimo para la economía de los países en desarrollo.

En este blog se ofrecen destinos alternativos al turismo de masas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *